Estudios Bíblicos Semanales: HEREDEROS del REINO (5/5)

Estudios Bíblicos Semanales: Coheredeos de la Gracia

Estudios Bíblicos Semanales

Cinco Semanas Estudiando el Concepto Bíblico de la Herencia de Dios – HEREDEROS del REINO

Semana 5 de 5. 

V. Herederos del Reino

Heredar el reino de Dios es tener el derecho de que Dios sea el Rey en nuestras vidas. Es la oportunidad de que Dios mande y haga todo lo que le plazca con nosotros. Este es un honor muy grande porque Dios es bueno y todo lo que hace será bueno. Por eso, si heredamos la seguridad de que Dios siempre está en control de nuestras vidas, entonces tenemos la mejor de las herencias en vida. Leamos Santiago 2:1-13.

Hermanos míos, ustedes que tienen fe en nuestro glorioso Señor Jesucristo, no deben hacer diferencias entre las personas. 2 Puede darse el caso de que al lugar donde ustedes se reúnen llegue alguien vestido con ropa elegante y con anillos de oro, y llegue también un pobre vestido con ropa andrajosa. 3 Si ustedes reciben gustosos al que viste la ropa elegante, y le dicen: «Venga usted, siéntese aquí, que es un buen lugar», pero al pobre le dicen: «Tú, quédate allá de pie, o siéntate en el suelo», 4 ¿acaso no están discriminando entre ustedes y haciendo juicios malintencionados? 5 Amados hermanos míos, escuchen esto: ¿Acaso no ha escogido Dios a los pobres de este mundo para que sean ricos en fe y herederos del reino que él ha prometido a los que lo aman? 6 ¡Pero ustedes han despreciado a los pobres! ¿Acaso no son los ricos quienes los explotan a ustedes, y quienes los llevan ante los tribunales? 7 ¿Acaso no son ellos los que blasfeman contra el precioso nombre que fue invocado sobre ustedes?
8 Bien harán ustedes en cumplir la ley suprema de la Escritura: «Amarás a tu prójimo como a ti mismo»; 9 pero si ustedes hacen diferencia entre una persona y otra, cometen un pecado y son culpables ante la ley. 10 Porque cualquiera que cumpla toda la ley, pero que falle en un solo mandato, ya es culpable de haber fallado en todos. 11 Porque el que dijo «No cometerás adulterio» también dijo «No matarás». Es decir, que alguien puede no cometer adulterio, pero si mata, ya ha violado la ley. 12 Hablen y vivan como quienes van a ser juzgados por la ley que nos da libertad, 13 pues a los que no tienen compasión de otros, tampoco se les tendrá compasión cuando sean juzgados, porque la compasión prevalece sobre el juicio.

1. ¿Qué versículo menciona que somos herederos del reino?
2. ¿Quién elige? ¿Eliges tú que Dios sea tu Rey? ¿O Dios te elige ser tu Rey? ¿Por qué?
3. ¿Cuál es la relación entre la fe y el reino?
4. ¿Qué es mejor? ¿Aceptar el reinado de Dios? ¿O aceptar otro reinado? ¿Por qué?

Hay varias maneras de detectar si hemos aceptado o no ser herederos del reino y si hemos aceptado que Dios sea nuestro Rey, una de ellas es evaluando si cumplimos los mandamientos de amor de Dios:

5. ¿Por qué desobedecer un mandamiento de Dios es la evidencia de que no somos herederos de Dios?
6. ¿Cómo te describes a ti mismo? ¿Rico en fe? ¿Pobre en fe? ¿Por qué?
7. ¿Cómo relacionas en tu vida la misericordia con la herencia que Dios te dio?
8. ¿Vives como uno que ha heredado el reino? ¿Cómo demuestras que Dios es tu Rey?

Conclusión: Heredar el reino es recibir el derecho de que Dios sea nuestro Rey. Y si él es Rey, entonces reina, y si reina entonces reflejamos su carácter de misericordia y gracia en todo lo que hacemos.

Autoría. Material preparado por Gabriela Tijerina-Pike, PhD originalmente para www.vidaenel.com (Mayo 2015) y adaptado exclusivamente para ILC (Julio 2018)