Magnífica Oportunidad de Preparación para el Ministerio Cristiano

Magnífica Oportunidad de Preparación para el Ministerio Cristiano

Para cumplir nuestros sueños de servir a Dios necesitamos aprovechar cada magnífica oportunidad de preparación para el ministerio cristiano que se presenta. Siony Eloy nos comparte sus sueños, su diligencia para cumplirlos y su agradecimiento a ILC por la alta calidad de la educación que imparte. 

Amados Hermanos,

Escribo estas palabras para dar a conocer un poco de mi vida.

Mi nombre es Siony Eloy. Como muchos de los estudiantes de ILC, yo nací y crecí en América Latina. Soy hondureño. Pero mi ciudadanía celestial la adquirí cuando tenía 20 años. Conocí el Evangelio de Jesucristo escuchando un programa de radio que transmitía predicaciones del Pastor Adrián Rogers – quién ya está en la gloria de Dios.

Las enseñanzas del pastor me guiaron a entender la vida y la obra de Cristo. Mi vida estaba vacía pero con vicios, sin sentido pero teniendo planes de maldad de las maras, y perdida sin deseo de cambiar. Así estaba mi vida cuando conocí el amor de Dios al salvarme. Mediante esos mensajes también aprendí sobre mi responsabilidad de responder a lo que Dios hizo por mí en su Hijo. Aprendí a pedir perdón y a arrepentirme. Además aprendí a andar en el Espíritu Santo obedeciendo los mandamientos de Dios. También aprendí la importancia de la Iglesia y de las Escrituras.

Toda esa enseñanza me ha servido para cuidar a mi familia. Estoy felizmente casado con Kenia. Tenemos una bebé de un año, Dairany Zoeth. Mi familia es muy importante para mí. Mi esposa y mi hija me dan la oportunidad de ser un mejor hombre, especialmente cuando veo que a ellas son a las primeras que les debo enseñar del amor de Dios con mi ejemplo. Por esta gran oportunidad, yo quiero seguirme preparando para conocer y vivir las Escrituras que son la  Palabra de Dios.

Sin embargo, quiero prepararme porque la necesidad es muy grande. Aquí en Honduras la iglesia ha crecido en número pero no en entendimiento bíblico. Eso hace que haya decadencia espiritual y falta de liderazgo maduro que refleje la imagen de Cristo. Yo he notado esto con mucho interés, no para juzgar, sino para ver cuál es mi responsabilidad. Pues así como debo cuidar a mi familia, también debo cuidar a la Iglesia. Siento este llamado muy fuerte. Sueño con prepararme para enseñar la Biblia a mis hermanos; a niños, a jóvenes y a adultos. Incluso quisiera enseñar en un instituto bíblico donde se preparan pastores y líderes. Ese mi sueño.

Pero para que mi sueño se cumpla debo ponerle acción. Por eso apoyo al pastor de mi iglesia en el ministerio de niños y jóvenes. Antes, ya estuve estudiando en un instituto bíblico, pero por cuestiones financieras no pude continuar. Creí que ya no podía continuar preparándome como debía para cumplir mi sueño. Pero decidí seguir buscando opciones hasta que encontré ILC.

El Instituto de Líderes Cristianos es una gran oportunidad para mí. He visto que ILC es un instituto bíblico  con enseñanza muy sana y sólida. ILC enseña la sana doctrina. Tengo confianza en la capacitación que ILC ofrece, pues no quiero perder tiempo. Tengo sueños de ser un obrero aprobado que no avergüenza a Dios y que maneja bien la Palabra de Verdad. Además, hay mucha necesidad entre adolescentes y jóvenes, quiero evangalizarlos y discipularlos correctamente antes de que sufran como yo sufrí en una vida sin Dios. Hay mucho trabajo en esta pequeña nación, ya la mayoría de personas en Honduras son jóvenes, jóvenes con problemas sociales entre ellos: desintegración familiar, alcoholismo y drogadicción, maras o pandillas. Se necesitan muchos obreros, pero obreros bien capacitados. Yo quiero ser uno de ellos, creo que ILC es parte de la posibilidad.

Mientras cuido a mi familia, trabajo, y estudio en ILC, no planeo dejar de congregarme y servir en el pastorado en la Iglesia Bíblica la Roca de Tegucigalpa D.C.

Me gustaría que siempre me lleven en sus oraciones, para que el Señor Jesús me permita terminar este sueño de tener una formación bíblica Cristo-céntrica y ser de bendición para el cuerpo de Cristo que es su Iglesia. Planeo terminar todos los cursos de ILC con excelencia para la gloria de Dios.

Muchas Gracias Instituto de Líderes Cristianos, que el Señor los continúe bendiciendo en todo.

Pero tú habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina. Tito 2:1