Todo Tiene su Tiempo Debajo del Cielo

Todo tiene su tiempo debajo del cielo

Todo Tiene su Tiempo Debajo del Cielo

Cuando pasamos por diversos cambios nos sentimos confundidos y se nos olvida que todo tiene su tiempo debajo del Cielo oportunamente. Nuestro compañero estudiante del ILC, René, nos comparte su testimonio de cómo ha aprendido a reconocer que todo tiene su tiempo, para los que aman a Dios.

Compartimos su testimonio para la gloria de Dios. 

Mi nombre es René. Vivo en Bogotá Colombia. Veo este país bendecido por Dios. Pero aún hace falta mucho trabajo evangelístico y de discipulado.

Conocí el Evangelio del Señor Jesucristo hace 12 años en una iglesia local. Como a todos, eso cambió mi vida radicalmente. Jesús me perdonó mis pecados con su sangre derramada y me dio vida nueva con su resurrección. Además, me dio un deseo enorme de agradarle, de disciplinarme y de servirle.

En aquella iglesia tuve la oportunidad de crecer espiritual y ministerialmente. Mi ministerio principalmente era el discipulado y la enseñanza. Llegué a ser líder de jóvenes. Eso me llenó de satisfacción. Pues vi a los jóvenes conocer a Dios mediante Jesucristo y vi que, llenos de sabiduría por el Espíritu Santo, obedecían las enseñanzas de Jesús.

Todo eso me llenó de mucho amor y confianza en la obra.

Lamentablemente la iglesia tuvo que cerrarse y nos vimos en la necesidad de congregarnos en otra Iglesia al norte de la ciudad. Ya llevamos ahí varios meses, algunos jóvenes y mi esposa. Este tiempo de transición me ha servido mucho. Pues Dios me ha ayudado a reconocer que necesito estudiar y capacitarme más. Además también ha sido bueno conocer nuevos pastores y mentores. De ellos aprendo mucho.

Al mismo tiempo, el Espíritu Santo ha puesto en nuestros corazones, junto con mi esposa, iniciar un ministerio con énfasis en la familia. Queremos obedecer paso a paso el camino que el Señor nos vaya mostrando. Por esta razón, el Instituto de Lideres Cristianos (ILC) ha sido una gran bendición para mi vida. Gracias a este ministerio yo puedo tener acceso a una capacitación ministerial formal sin dejar de cumplir mis responsabilidades familiares y laborales.

Agradezco mucho al Señor esta oportunidad que tengo de tener un entrenamiento ministerial a través de ILC.

Por favor, quisiera pedirles oración para que Dios nos conceda perseverancia y paciencia para esperar su tiempo para iniciar el ministerio que nos encomienda. Mientras seguiremos estudiando y capacitándonos en ILC, ¡porque todo tiene su tiempo debajo del Cielo!

Que Dios los bendiga

Todo tiene su tiempo. Hay un momento bajo el cielo para toda actividad:

El momento en que se nace,
y el momento en que se muere;
el momento en que se planta,
y el momento en que se cosecha;
el momento en que se hiere,
y el momento en que se sana;
el momento en que se construye,
y el momento en que se destruye;
el momento en que se llora,
y el momento en que se ríe;
el momento en que se sufre,
y el momento en que se goza;
el momento en que se esparcen piedras,
y el momento en que se amontonan;
el momento de la bienvenida,
y el momento de la despedida;
el momento de buscar,
y el momento de perder;
el momento de guardar,
y el momento de desechar;
el momento de romper,
y el momento de coser;
el momento de callar,
y el momento de hablar;
el momento de amar,
y el momento de odiar;
el momento de hacer la guerra,
y el momento de hacer la paz.