Cursos Gratuitos

Los cursos gratuitos de preparación ministerial que el ILC ofrece son una magnífica opción para que la Iglesia se prepare para servir en su crecimiento y alcance. Muestra de ello los miles de estudiantes que diariamente se preparan con los cursos gratuitos y sirven con el gozo del Señor. 

Hola, soy Elda Lorena Hope Salazar tengo 68 años y soy mexicana y vivo en un pueblito a hora y media de la Ciudad de México, tengo la licenciatura en Educación Preescolar y recientemente me titulé de licenciada en Pedagogía. Yo conocí del Señor desde muy pequeña ya que vengo de la Iglesia Católica Romana. Cuando joven yo quería ser religiosa porque me gustaba estar siempre cerca de Jesucristo pero mis padres no me autorizaron así que pasó el tiempo y me fui enfriando en la religión católica debido a diversos incidentes. En 1968 una empleada doméstica me quiso hablar de Cristo y me regaló una biblia que yo guardé y no le hice caso. En 1979 mi segundo hijo era un bebito de 2 añitos y una vecina invito a mi hija de 11 años a ir a su departamento porque se iban a reunir unos chicos a cantar y tomar la merienda y ella se entusiasmó mucho y la dejé ir. Cuando regresó después de merendar estaba súper emocionada y me estuvo platicando de las actividades que hicieron y jugaron. A la siguiente semana la volvieron a invitar y yo la acompañe porque quería saber en qué estaba mi hija metiéndose. Ese mismo día mi hija y yo nacimos de nuevo y recibimos a Cristo como nuestro Señor y Salvador. A partir de ese momento comencé a congregarme y a ir aprendiendo más y más en el culto y la escuela dominical. Comencé a ayudar haciendo el quehacer, en la librería vendiendo los libros u organizando los Cursos de Verano para niños ya que como maestra eso se me facilitaba y dar clases en la Escuela Dominical era para mí un deleite. Un par de años después la iglesia puso un instituto bíblico y tuve la oportunidad de comenzar a asistir pero no pude terminarlo. Yo me había divorciado por infidelidad de mi esposo y en la iglesia no se permitía que personas divorciadas sirvieran al Señor en el liderazgo no importaba la razón. Así comenzó mi vida de ir de una iglesia a otra ya que mis hijos y yo amamos al Señor y queríamos congregarnos y seguir aprendiendo más. Gracias a Dios los tres seguimos a Cristo. Yo quería servir al Señor pero no debía porque me había equivocado y al divorciarme estaba marcada en muchas iglesias! Esto me hizo que por un tiempo me alejara de la iglesia, pero nunca de Jesucristo. Al casarse mis hijos y al pasar de los años me encontré con la Iglesia Cristo Viviente en Uruguay y la pastora me ha permitido ayudar en todo y ser parte de su equipo y me ha permitido estar ayudando en la capacitación de algunos de sus miembros sobre todo he estado trabajando con chicas violadas y con las mujeres divorciadas que no se sienten dignas de servir al Señor ayudándolas a sanar sus corazones heridos y quieran estar al servicio de Nuestro Señor ya que hay mucha necesidad en ese terreno y muy pocas iglesias están dando ese apoyo espiritual a sus feligreses porque casi nadie se atreve a hablar de ello. Yo había estado buscando un instituto bíblico y al escribir en el ordenador salió ILC y de inmediato entre a su página donde me encontré con este maravilloso Instituto donde tengo la oportunidad de estudiar y tener la capacitación que he buscado desde hace muchos años ya que significa adquirir los conocimientos bíblicos necesarios para poder ayudar a todas las personas que están en mi iglesia. Actualmente el reto más grande que tengo en mis estudios es el tiempo debido a que trabajo como maestra de inglés online y tengo que preparar y dar clases, además de que cuido del negocio de mi hijo; pero ese reto también me hace más fuerte y convencida de que esto viene del Señor. Por mis ingresos yo no podría estar pagando un instituto así que voy a aprovechar cada minuto de esta oportunidad que tengo para darle la Gloria de Dios.

Salmos 1

Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos,
    Ni estuvo en camino de pecadores,
    Ni en silla de escarnecedores se ha sentado;

Sino que en la ley de Jehová está su delicia,
Y en su ley medita de día y de noche.

Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas,
Que da su fruto en su tiempo,
Y su hoja no cae;
Y todo lo que hace, prosperará.

No así los malos,
Que son como el tamo que arrebata el viento.

Por tanto, no se levantarán los malos en el juicio,
Ni los pecadores en la congregación de los justos.

Porque Jehová conoce el camino de los justos;
Mas la senda de los malos perecerá.