Estudios Bíblicos Semanales para Grupos en Casas

Estudios Bíblicos Semanales

Estudios Bíblicos para Grupos en CasasEstudios Bíblicos Semanales
Cinco Semanas Estudiando el Concepto Bíblico de Fe

SEMANA 2 de 5

II. El Poder Tener Fe en Jesucristo

Dios lo puede todo, y por eso a nosotros nos ha concedido el privilegio de poder tener fe en él, en quién es él y lo que ha hecho. Dios nos ha concedido el honor de tener fe y creer en la persona, vida, ministerio y obra de Jesucristo, creer en la presencia de su Espíritu Santo, y creer en la fidelidad del Padre para cumplir con la promesa de vivir eternamente con él. Estudiemos las Escrituras para entender mejor cómo la fe es fruto del Espíritu y también fruto de la Palabra de Dios. Leamos Efesios 2:1-10, para conocer mejor cómo tenemos fe solamente mediante la Palabra de Dios.

A ustedes, él les dio vida cuando aún estaban muertos en sus delitos y pecados, los cuales en otro tiempo practicaron, pues vivían de acuerdo a la corriente de este mundo y en conformidad con el príncipe del poder del aire, que es el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia. Entre ellos todos nosotros también vivimos en otro tiempo. Seguíamos los deseos de nuestra naturaleza humana y hacíamos lo que nuestra naturaleza y nuestros pensamientos nos llevaban a hacer. Éramos por naturaleza objetos de ira, como los demás. Pero Dios, cuya misericordia es abundante, por el gran amor con que nos amó, nos dio vida junto con Cristo, aun cuando estábamos muertos en nuestros pecados (la gracia de Dios los ha salvado), y también junto con él nos resucitó, y asimismo nos sentó al lado de Cristo Jesús en los lugares celestiales, para mostrar en los tiempos venideros las abundantes riquezas de su gracia y su bondad para con nosotros en Cristo Jesús. Ciertamente la gracia de Dios los ha salvado por medio de la fe. Ésta no nació de ustedes, sino que es un don de Dios; ni es resultado de las obras, para que nadie se vanaglorie. 10 Nosotros somos hechura suya; hemos sido creados en Cristo Jesús para realizar buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que vivamos de acuerdo con ellas. (RVC)

1. Sin tener fe, ¿qué tenemos delante de Dios? ¿Qué condición tenemos?
2. Cuando Pablo dice que Dios nos dio, ¿qué implica eso? ¿Por qué nuestra condición necesita que Dios nos de algo por su poder?
3. Cuando Pablo dice que Dios nos dio, ¿qué implica eso? ¿Por su poder Dios nos da algo aunque lo queramos? ¿Por su poder nos da algo para escoger? ¿Dios nos da el poder tener y hacer cualquier cosa? ¿O Dios nos da el poder tener fe?
4. Con fe o teniendo fe, ¿qué tenemos delante de Dios? ¿Qué condición tenemos? ¿Tenemos poder para tener fe? ¿O tenemos poder para tener y hacer cualquier cosa? ¿Por qué?

Dios nos da o nos regala la bendición de tener fe porque nosotros no podríamos tenerla. Con la muerte de Jesús Dios nos perdona pecados, y con la resurrección de Jesús, Dios nos da una nueva vida. Luego, cuando creemos en esos hechos es primeramente porque Dios nos dio fe para creer en ellos. Así Dios nos da a Jesús y nos da fe para creer en él y en lo que hizo por nosotros. Dios nos da el poder para tener fe.

5. ¿Para qué Dios me autoriza con su poder el tener fe en su Hijo?
6. ¿Por qué yo podría enorgullecerme o vanagloriarme si creo que tengo poder para lograr tener fe?
7. ¿Por qué yo podría enorgullecerme o vanagloriarme si creo que tengo poder para alcanzar la gracia de Dios en su Hijo?
8. ¿Qué debo hacer con la fe que Dios me concedió tener por su poder?

CONCLUSIONES. Yo podría tener fe en muchas otras cosas. Pero la fe en Cristo Jesús únicamente es un regalo que Dios me da, él tiene el poder para ayudarme a tener fe. Entre más acepto que yo no tengo poder para lograr tener fe, entonces mejor puedo agradecer la bendición de darme a Jesucristo y de darme la fe para creer en él. Ese agradecimiento me ayuda a querer que otros también reciban de Dios lo que yo recibí de él. Entonces comienzo a hacer las buenas obras que Dios preparó para que yo haga. Así, tengo a Cristo, tengo fe en él y tengo buenas obras que hacer. Bendito sea mi Padre que tiene poder para que yo tenga todo esto. ¡Amén!


Autoría. Material preparado por Gabriela Tijerina-Pike, PhD 
originalmente para vidaenel.com (Noviembre 2014)
y adaptado exclusivamente para CLI (Mayo 2018)