Bi-Vocacional o Tri-Vocacional

Bi-Vocacional o Tri-Vocacnioal

El instituto de Líderes Cristianos se enfoca en aquellos líderes que tienen un llamado Bi-Vocacional o Tri-Vocacnioal en su vida. Ese es el caso de nuestro compañero estudiante Leandro. Su testimonio es corto pero ejemplar. Para ILC es un gozo enorme servir a nuestros hermanos que hacen grandes esfuerzos para prepararse y cumplir con su. llamado. 

Hola soy Leandro Piana vivo en la ciudad de Concordia provincia de Entre Ríos república Argentina. Vivo con mi cónyuge y sus dos hijos. Trabajo de electricista y también en una pizzería. Tengo 35 años de edad y hace casi un año conocí al señor en una iglesia a la que asiste mi cónyuge. En ese lugar pude sentir dentro de mi algo muy especial y vivo. Fue mi primera experiencia con el Espírituíritu Santo, luego de un tiempo de concurrencia sentí la presencia de Jesús en mi vida diaria. Todo lo que hacía y andaba, tenía un sentido más profundo y agradable.

Un día trabajando en la pizzería me di cuenta que tenía que hacer algo para Dios. Pues no sabía cómo hacerlo o guiar ese esfuerzo. Y ahí fue cuando conocí a ILC. Empecé a estudiar y me fui dando cuenta de que eso era lo que yo  necesitaba. El primer curso me ayudó mucho y me encaminó muy bien. Pero al terminar este curso me di cuenta que puedo seguir estudiando y acercarme más al Señor.

Entendí y comprendí la manera en cómo puedo avivar a más gente a llegar a Dios y a ser más con mis logros. Ya no sólo quiero ayudar en el Camino del Señor, sino también a llevar su Palabra a través de la ayuda que da el Instituto de Líderes Cristianos. Por qué no sólo nos ayuda a entender y comprender, sino a seguir el Camino de Dios. Por eso estoy muy agradecido,

pues gracias al ILC he podido encontrar esas respuestas. Me siento contento y orgulloso de poder y entender el Camino para poder cumplir con mi llamado Tri-vocacional.

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que por su gran misericordia y mediante la resurreción de Jesucristo nos ha hecho nacer de nuevo a una esperanza viva, para que recibamos una herencia incorruptible, incontaminada e imperecedera. Esta herencia les está reservada en los cielos a ustedes, que por medio de la fe son protegidos por el poder de Dios, para que alcancen la salvación, lista ya para manifestarse cuando llegue el momento final.Esto les causa gran regocijo, aun cuando les sea necesario soportar por algún tiempo diversas pruebas y aflicciones; pero cuando la fe de ustedes sea puesta a prueba, como el oro, habrá de manifestarse en alabanza, gloria y honra el día que Jesucristo se revele. El oro es perecedero y, sin embargo, se prueba en el fuego; ¡y la fe de ustedes es mucho más preciosa que el oro! Ustedes aman a Jesucristo sin haberlo visto, y creen en él aunque ahora no lo ven, y se alegran con gozo inefable y glorioso, porque están alcanzando la meta de su fe, que es la salvación. 1 Pedro 1:3-9