,

Capacitación cristiana gratuita de ILC

Capacitación cristiana gratuita del Instituto de Líderes Cristianos

Testimonio de vida hasta ILC

Mi nombre es Elías Ramírez. Nací en una ciudad llamada Asunción en Paraguay. Desde que tengo memoria, he sido instruido con la Palabra de Dios por medio de mis padres, sin embargo, eso no evitó que haya sido seducido por lo que el mundo ofrece. Cuando mi padre nos dejó a mi mamá, mis 4 hermanas y yo, un vacío profundo me llevó a creer de que nadie me amaba. Lamentablemente, ese vacío no llegué a llenarlo con Cristo, sino involucrándome en el ocultismo, cosa que tampoco pudo aplicar el vacío que solo Cristo puede llenar. Desde siempre he ido una persona que nunca he bebido alcohol, o cualquier tipo de adicciones, El Señor siempre me ha librado de todas esas cuestiones. Pero mucho tiempo de mi vida he vivido apartado del Señor, sin embargo la oración insistente de mi madre me llevó a tener un encuentro personal luego de muchos años.

Fue a la edad de 18 años que dejé todo el mundo del ocultismo para adentrarme en el ateísmo y ya ni siquiera creer en absolutamente nada. Estando en la facultad de medicina, el Señor habló por primera vez a mi vida mientras leía un libro de Anatomía Humana, textualmente el Señor me dijo “¿Quién pensas que hizo todo esto?”. En ese momento me eché a llorar y teniendo una fuerte convicción de que debía dejar la carrera, en ese momento me convencí de la existencia de un Dios, pero aún no entendía mi propósito en la vida.

Comencé a trabajar como playero en una estación de servicio solo unas semanas para luego comenzar a trabajar en ventas, donde estuve aproximadamente 6 meses para ir a otra empresa a trabajar en lo mismo ya que se percibía más dinero. Ese tiempo deje de lado por completo mis intereses con respecto a la iglesia debido a que estaba cegado por el dinero y la buena vida que me ofrecía el mundo en aquel entonces.

Sin embargo fue cuando ese vacío comenzó a acentuarse en mi vida y perdido en el mundo de la promiscuidad, egoísmo y vanidad, fue que El Señor habló por segunda vez a mi vida. En un momento de desesperación donde le comencé a reclamar que nunca tomé, nunca fui a fiestas, nunca hice “nada” malo en mi parecer, ya que estaba apunto de perder mi trabajo por baja producción en ese momento, y fue allí donde el Señor me habló y me dijo “En lo poco fuiste fiel, sobre mucho te pondré”. Justo después de esto, mantuve una charla con me jefe y para sorpresa mía, me ascendieron, desde ese momento comencé a leer la Biblia, el libro de proverbios específicamente, porque siempre anhelé la sabiduría. Luego ya comencé a aplicar a mi vida esos principios y me di cuenta de la importancia de congregarse y servir. Volví a ir a una iglesia donde asistía anteriormente, y pude escuchar el testimonio de una persona ese día, y algo cambió en mi. Un fuego, una pasión y un amor que nunca había experimentado llenó todo mi ser. Fueron en días que dejé todas las cosas que no agradaban a Dios. La gente comenzó a decir que estaba loco, las mujeres con las que salía decían que me volví homosexual porque les predicaba y les decía que deben tener una relación con Cristo. Fue en ese tiempo que mi vida cambió drásticamente, gracias a la ayuda de mi Pastor y el Espíritu Santo. No quería nada más en la vida que solo servir a mi Señor Jesús. Fue entonces que comencé a orar todos los días para que El Señor me diera la oportunidad y el horario para servirle. Para ese entonces estaba estudiando periodismo, y nuevamente dejé todo para seguir esta vez al Señor. La persecución en el trabajo no se hizo esperar, y me prohibían leer la biblia, me prohibían hablar con los clientes de Cristo, me prohibieron predicar, hasta me cambiaron el horario con el peor de todos para que no alcanzara mi meta, y ya ni pueda cobrar un buen salario. Pero nada, absolutamente nada, se comparaba con la perfecta paz que Dios me daba.

En ese lapso de tiempo, El Señor concedió mi deseo de servirle, y el que anteriormente era el líder de jóvenes, dejó a mi cargo ese puesto, y así también la directora de alabanza, ya que irían a otras iglesias. Este fue un proceso muy difícil en mi vida, porque aún no tenía la noción de lo que representaba el liderazgo en la iglesia y los cuidados esenciales del mismo. Gracias doy al Señor que pudo regalarme sabiduría para no errar demasiado o lo suficiente para destruirme o destruir a otros. En ese tiempo conocí a la que sería mi esposa y luego de cuatro meses nos casamos, ya hace 2 años de esa decisión y somos muy felices, El Señor hasta nos concedió la dicha de ser padres luego de 1 año y medio.Dios, mi Pastor y mi esposa fueron un sostén cuando me echaron el trabajo por ni vivir como mis jefes deseaban. En ese tiempo pude terminar mi curso de capellanía con mi esposa, comencé a trabajar en las cárceles, y apoyar a mi Pastor con estudios con diferentes familias. Me involucré mucho más en el ministerio de alabanza y también con los jóvenes.

Al poco tiempo el Señor me dio la oportunidad de poder estudiar teología en un instituto donde sigo estudiando actualmente con una beca de mi iglesia y de la universidad. Puedo decir en verdad que hasta aquí el Señor nos ha ayudado y ha fijado sus ojos en nosotros. Hoy día tengo 23 años, mi esposa 22 y nuestra hija 8 meses, y fielmente anhelamos seguir sirviendo al Señor y aprendiendo de Él muchos años más. Todo esto ocurrió en un lapso de 3 años, pero sin dudas puedo ver la necesidad que tengo de seguir aprendiendo y rebuscándome en algún lugar que pueda ofrecerme una capacitación cristiana gratuita, ya que por la adversidad de la pandemia, nuestros recursos se han limitado, fue que me topé con la maravillosa noticia de que ustedes tienen este precioso ministerio. Aprecio mucho la oportunidad que nos ofrecen, y deseo de todo corazón poder potenciar este ministerio en mi país. Ya que veo la necesidad que existe del estudio de la palabra. ¡Dios bendiga poderosamente sus vidas ILC!

Aprende más sobre el poder de Dios: ILC y clases ofrecidasRegístrese hoy mismo de forma gratuita sin obligaciones. Tome nuestra clase de Introducción: Conexiones para Líderes Cristianos para que aprendas más sobre el ILC y cómo es posible estudiar la Biblia para prepare como líder. Creemos que todos pueden tener acceso a preparación teológica y ministrar la Palabra de Dios.