Capacitación Ministerial Gratuita

capacitación ministerial gratuita
capacitación ministerial gratuita

No cabe duda de que Dios preparó el Internet para que la Iglesia pueda recibir capacitación ministerial gratuita en cada rincón del planeta. En el ILC seguiremos orando para ofrecer cursos gratuitos de capacitación ministerial a todos los llamados, como nuestra hermana Ana que nos comparte su anhelo de crecer en el conocimiento del Señor Jesucristo. Así sea.

Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amén. 2 Pedro 3:18

Hola, Dios les bendiga, soy Ana, vivo en USA. En mi juventud sentí deseo de ingresar a un convento católico para ser monja, sólo tuve la solicitud en mis manos. A mis 28 años de edad, en un accidente de carro perdí mi pierna derecha arriba de rodilla, la izquierda se cortó por abajo de rodilla, pero la reconstruyeron. No conocía el camino a la Salvación Eterna, hasta diez años después; sin embargo, en este accidente Dios comenzó a trabajar conmigo, revelándose en dos ocasiones. La primera, en la sala de emergencia tuve una visión de espacio blanco abierto, en ese espacio un rostro un poco inclinado me miraba, sus ojos hoy puedo decir reflejaban misericordia, amor. La segunda, durante la cirugía por segundos fuí declarada por los médicos muerta. Tengo una hija, nacida después de mi accidente, ya amputada, soy y he sido siempre mamá soltera, Dios me ha permitido conocer dos nietos. Es toda mi generación. A mis 67 años de edad, a causa de  complicación de operación por un periodo de casi un año, me quedé sin empleo, estoy en esa búsqueda. Esta nueva experiencia ha sido como la de mi accidente, un año recuperándome. La Diferencia es que ya conozco de Cristo. No ha sido fácil todo el poceso que cambió totalmente mi vida. Compartiendo mi testimonio a través del Institudo de Lideres Cristianos (ILC) comprendo en parte, el propósito del Señor nuestro Dios, en este proceso desértico Hasta donde me sea posible, procuraré resumir cómo fuí rescatada por Cristo: Atravesaba una crisis personal, parecía nadie me podía ayudar y no se podía resolver; un hermano en carne (cristiano) me dijo que yo necesitaba que oraran por mí,  le pidió el favor a una sierva del Señor que él conocía, automáticamente  acepté, me quedé pensando que sería como en la iglesia tradicional que yo conocía, a sentarme en una banca, arrodillarme y rezar. En conclusión, literalmente tuve experiencia sobrenatural de liberación,  la sierva  arrodillada orando, yo sentada en una silla frente a ella, comenzó a hablar ” en lenguas” al escuchar pensé “eso es paja (mentira)” me dije ” es combinación de idiomas” asi de rapido el pensamiento, asi de rapido ocurrió, la silla donde yo estaba sentada, giró a otra posición, exlamé un grito, mi cara se desfiguró, mis brazos se levantaron con fuerza, la silla saltaba, mi boca sintiéndola aguanosa, gritaba “no quiero”… terminé sintiendo el cuerpo como haber recibido una paliza. Despues de mi liberación, me preguntaba qué me había ocurrido, buscaba explicación lógica, tenia miedo me volviera a pasar. Sin saber la guerra que seguía librándose, experimenté lo que dice la Palabra de Dios, sobre el espíritu inmundo que ha salido, al no encontrar lugar seco donde reposar regresa queriendo entrar, pero halla el lugar barrido y adornado. Cristo mismo siguió peleando por mí, hasta que un día me dije por muy mala me sintiera ser, no me iba a apartar de Dios Una persona me llevó a conocer una iglesia cristiana, allí crecí, participé como líder de estudios en hogares cristianos, en un ministerio de interseción, inicié estudios en un Instituto Biblico, por motivos de trabajo me retiré. En este pais, he tenido el privilegio de pertenecer y liderar un grupo de mujeres de Intercesión, y completé un curso de Capellanía. A traves de los años, no se aparta un sentimiento interno que arde dentro de mí. Estos últimos días le he preguntado mas seguido a Dios cómo compartir mi testimonio a muchas personas (por no decir multitudes) que me guiara y me ayude a buscar cómo publicar el libro que tengo en borrador con ese propósito, hablar del Poder Restaurador de Cristo Resucitado. Estoy quebrantada escribiendo estas líneas, porque sin saberlo, cuando me inscribí en ILC (Instituto Lideres Cristianos) mi propósito era aprender mas de la Palabra, sin embargo, jamás cruzó por mi mente que ICL en un Capítulo, una Actividad Importante para los alumnos es publicar su testimonio, que será leido por muchas personas. Siempre con mi deseo de completar mis estudios teológicos, pensaba ya estoy mayor (68), no tengo trabajo para pagar, por curiosidad abrí el internet, vi páginas de cursos online, uno decía “gratis”, dudé fuera verdad, lo pensé por un momento, me decia a mí misma es mi oportunidad! entré a la página, con reserva comencé a leer por si algún momento aparecia el pago de los estudios, leí habían donantes para los alumnos, tomé confianza, luego mi interés era su doctrina (crecí en iglesia Pentecostal) quise darme la oportunidad y me inscribí. Hoy, leyendo y profundizando mas su programa de estudios, sus convicciones doctrinales, su misión y visión, la integridad, seriedad y el amor de enseñar a otros no con fines económicos como lo es todo hoy día, estoy en el lugar correcto y se que fue Dios quien me ha guiado, no es coincidencia. No tengo llamado pastoral, pero me gusta enseñar. Dios me ha permitido compartir individualmente las Escrituras a personas fuera de la congregación que me preguntan y quieren conocer más de la Palabra,  Mi anhelo es que yo y a quien Dios me permita, crezcamos en conocimiento del Reino de los Cielos, a Cristo y su ministerio, al Espíritu Santo y su ministerio, también estar preparada si el Señor tiene algo mas para mí según Lucas 4:18;  ésta es mi meta estudiar con ILC. Anhelo y confío en Dios, la oportunidad de  completar los estudios. Gracias a todas las personas y organizaciones por darme la oportunidad de estudiar con sus donaciones. Bendiciones a todos.