Cursos Gratuitos Online de Biblia, Teología y Ministerio

Cursos Gratuitos Online de Biblia, Teología y Ministerio
Cursos Gratuitos Online de Biblia, Teología y Ministerio

El ILC ofrece cursos gratuitos online de Biblia, teología y ministerio para todos los que tengan interés en prepararse para servir a Dios. No tenemos proceso de admisión porque creemos que es el Espíritu Santo el que envía a los interesados y los ayuda a permanecer preparándose hasta el final.

En el año 2009 cuando me encontraba cursando mi carrera de grado en ingeniería civil conocí a la que hoy es mi esposa Jhannie. En esos momentos al parecer lo único bueno que me estaba pasando había sido conocerle a ella. Estaba lleno de preguntas sin respuestas, estaba cansado y agobiado con mi vida, tenía que esforzarme tanto para salir adelante y no veía una luz al final del camino.

En diciembre de ese mismo año, ella, Jhannie, me invitó a un concierto que habría en el país “Republica Dominicana”. El cantante era Jesús Adrián Romero, un cantante cristiano, yo nunca en mi vida había escuchado música cristiana y aunque Jhannie no era cristiana, pero si conocía de esas canciones e insistía en que le acompañara a ese concierto y como estaba más interesado en pasar tiempo con ella asistí. Estando allí, en el concierto de Jesús Adrián Romero, un sentimiento extraño empezó a apoderarse de mí, aun hoy no sabría explicar que me pasaba entonces, cuando el artista entro a escena y comenzó a cantar sus canciones me encontré de repente entonando sus canciones, que extraño, y lo hacía con una emoción tal que llegué a pensar si me estaba volviendo loco.

De repente pensando en las palabras de las canciones y a reflexionar en ellas mi corazón se quebrantó e inexplicablemente comencé a llorar, pero esas lagrimar no eran de tristeza, sentía que me estaba liberando de muchas cosas en ese momento y la verdad es que al final del concierto me sentí en paz. Fue entonces cuando comencé a interesarme por las canciones cristianas y comencé a escucharlas y me preguntaba si Dios tenía algún plan conmigo y con mi vida. En 2012 un amigo del vecindario me invitó a la iglesia allí volví a sentir las mismas sensaciones y aunque hicieron el llamado no respondí; pero seguí asistiendo a la iglesia hasta que un día mi espíritu no pudo resistir y decidí entregar mi vida a Cristo.

Duré un tiempo congregándome y todo estaba perfecto, pero en esos tiempos ya me había graduado como ingeniero civil y mi primer trabajo me tocó fuera de la ciudad “Santo Domingo” y tenía que durar meses fuera sin regresar y en esa misma medida me aparte de la iglesia. Para inicios de este año 2018 mi esposa Jhannie y yo estábamos pasando por duros problemas al punto de que nos íbamos a separar. Ella comenzó a ir a la iglesia y aceptó a Cristo. Para mayo de ese mismo año la comencé a acompañar y en el proceso Dios me habló por medio de uno siervos y me profetizo algo que ya lo había hecho anteriormente “Yo te amo y hare cosas grandes contigo…” Era la tercera vez a través de diferentes personas que Dios me decía lo mismo. Acto siguiente me arrepentí de haberme apartado y reconcilié con el Señor y hoy en día, gracias a Dios, mi esposa y yo asistimos y servimos al Dios de la gloria y en el mismo proceso salvo nuestro matrimonio.

Bendito sea el Señor.

Cuando Jehová hiciere volver la cautividad de Sion,
    Seremos como los que sueñan.

Entonces nuestra boca se llenará de risa,
Y nuestra lengua de alabanza;
Entonces dirán entre las naciones:
Grandes cosas ha hecho Jehová con éstos.

Grandes cosas ha hecho Jehová con nosotros;
Estaremos alegres.

Haz volver nuestra cautividad, oh Jehová,
Como los arroyos del Neguev.

Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán.

Irá andando y llorando el que lleva la preciosa semilla;
Mas volverá a venir con regocijo, trayendo sus gavillas.

Salmos 126