Dios es Bueno

Dios es Bueno
Dios es Bueno

Seguramente alguien en la vida nos enseñó a reconocer que Dios es bueno. Sin esa enseñanza no podríamos reconocer que Dios es bueno aún en las tragedias y conflictos de la vida. Pero gracias a esa enseñanza podemos corroborar que Dios es bueno independientemente de las circunstancias. Especialmente porque él nos salvó en Jesucristo. Esa bondad excede cualquier otro regalo y maravilla de bondad que Dios quiera regalarnos.

Mi nombre es Cesar Granados, Colombiano de nacimiento del año 1985, nacido en nuevo con la ayuda de Cristo en el 2018 a la edad de 33 años, casado con mi bella esposa Rocio Sanchez, y con la bendición De Dios de 2 hijas, Nicolle Stefany y Mariana Lucia. MI vida transcurrió alejada de Dios crecí en una familia que se autodenominaba de religión católica, pero casi no íbamos a la iglesia y la biblia solo se utilizaba ara tenerla abierta porque disque daba protección solo por eso, me case a la edad de 21 años con mi esposa Rocio y mi vida comenzó a avanzar de una manera desordenada, mujeriego, tomador, fumador, mentiroso, abeja como decimos en mi país, aprovechado de cualquier oportunidad, comenzó a llegar dinero a mis bolsillos que sin conocer a Dios comenzó a hacerme mas daño, comenzó a atraer mas mujeres, mas fiestas, mas desorden en mi vida, drogas y cosas nada buenas para mi y mi familia, del 2015 hacia delante las cosas comenzaron a colocarse cada vez mas complicadas, para mi se había vuelto normal el adulterio, cada vez hacia cosas mas fuertes y cada vez era para mi mas fácil, siempre decía en mi ignorancia que lo importante era que mi esposa no se diera cuenta, hasta que Dios permitió en mi vida una mujer que llego a desordenar todo, me fui de la casa, deje a mi esposa e hijas, pensé que estaba viviendo la vida, dentro de mi extrañaba mi hogar, pero la compañía de la otra mujer vivía cosas “divertidas”, intente volver a mi casa en 2 oportunidades, en la primera mi esposa me recibió solo con la condición de ir a un encuentro de parejas De la Iglesia católica, accedí, viajamos a Bogota, estuvimos 1 fin de semana allá, y estuve en mi casa por 1 semana, después de esto volví a dejarla, volví con mi amante, después de un tiempo volví nuevamente a casa, mi esposa me volvió a recibir, dure 3 días y la deje nuevo, después de esto el día 21 de Octubre de 2017 estando con mi amante un hotel fuera de la ciudad, sentí la necesidad de buscar un lugar solitario, fui al baño, cerré la puerta, me arrodille, y le clame a Dios por mi situación, quería volver a casa, quería que Dios me rescatara y volviera todo orden, quería conocerle, y Dios fue fiel, al otro día estaba volviendo a casa por 3 vez, después de 6 meses de problemas a una semana de firmar mi divorcio definitivo, el 22 de octubre volvi a casa y no volví a salir, después de esto comencé a ir a una iglesia cristiana, donde mi esposa había comenzado a congregar, Casa sobre la Roca se llama, fui hice mi confesión de fe, cada vez que iba lloraba mucho, Dios me ha seguido tocando desde ese día, soy un hombre muy diferente hoy en día, no perfecto pero si definitivamente diferente, comenzó un amor en mi por las cosas De Dios, ministerio de hombres, ministerio de casados, ingresamos al instituto Bíblico de mi iglesia, a leer la palabra , a orar, y aquí estoy hoy, nuestra vida ha cambiado mucho desde ese entonces, ya no vivo en Colombia, ahora vivo en Estados Unidos, en la ciudad de Layton en Salt Lake City “Tierra mayormente mormona” congregamos en la iglesia CLC, estoy sirviendo en el area de sonido, mi esposa esta sirviendo con los niños, y el pastor me dijo que le gustaría que yo estuviera con los muchachos adolescentes, yo se que yo no hago la obra, todo lo hace Dios, pero también se que debo esforzarme y prepararme, todos los días trato de estar muy conectado, escuchando predicas, alabanzas, haciendo cursos bíblicos en audios, pero encontré a ILC y me parece un muy buena oportunidad para seguir creciendo, y poder llevar un palabra eficaz a toda criatura sobre la faz de la tierra, no se para que me tenga mi DIos, pero casi sea sirviendo desde el sonido se que debo predicar la palabra, y mi deseo es hacerlo de la mejor manera. Dios les bendiga por su obra, gracias