Siempre los Cursos Gratuitos

siempre los cursos gratuitos
siempre los cursos gratuitos

Siempre los cursos gratuitos de preparación ministerial que el ILC ofrece son una magnífica opción para que la Iglesia se prepare para servir en su crecimiento y alcance. Muestra de ello los miles de estudiantes que diariamente se preparan con los cursos gratuitos y sirven con el gozo del Señor. 

Tuve una infancia muy precaria económicamente, mi padre falleció cuando yo tenía 4 años, sin embargo mi madre se convirtió en mamá y papá, en mis estudios siempre fui sobresaliente por mi empeño y porque de grande no quería seguir sufriendo pobreza. Al tener ingresos propios desde los 13 años me valía por sí mismo, pero a los 19 años conocí el alcohol e hizo mucho daño a mi vida, pero Dios me libro porque me hizo invisible en una borrachera y pase en medio de un grupo de jóvenes de maras y no vieron. Y el extremo de mi juventud fue que un compañero de bebida en mi presencia le disparo a dos personas que querían agredirnos, pero no murieron uno quedo invalido pero fue a la iglesia y Dios lo levantó y yo entregue mi vida a Cristo en 1999. Sin embargo en el año 2000 tuve la dicha de casarme a los 25 años de edad como lo había deseado desde niño; tuvimos con mi esposa tres preciosos hijos dos niñas y un varón y el varó fue el segundo y cuando el nació deje de beber por siete años. Pude en este lapso terminar mi Licenciatura y Maestría en Auditoria y Administración Financiera a la edad de 35 años sin embargo volví a beber lo cual causó extrañeza a mis hijos pues nunca me había visto borracho. Sufrí un accidente automovilístico y me rompí la clavícula izquierda cuatro costillas lado izquierdo y una del lado derecho y el pulmón izquierdo estaba a la mitad lleno de sangre, debía hacerme cirugías y drenar la sangre, pero con FE CRISTO ME SANO y son ninguna intervención médica. Dios me dio un buen trabajo y logre muchas cosas materiales pero no llenaban mi corazón; quería servirle a Dios y decidí asistir a la iglesia con más frecuencia con mis hijos y Dios me dio el privilegio de cantar en la alabanza y soñaba con cantar con mi hija desde que tenía 5 años el tema “Yo Te Busco” pero nunca quiso sin embargo el señor hizo la obra y ahora mi hija grande toca la guitarra, mi hijo el teclado y mi hija pequeña está aprendiendo a tocar batería. Mi esposa asiste conmigo pero de una manera no tan involucrada y por mi manera de beber la decepcionaba, porque dejaba de tomar meses pero luego tomaba una semana o más, estuve a punto de perder mi trabajo. Encerraron a una migo en la carel por algo que había marcado su pasado y a otro por actuar de manera indebida bajo efectos de licor y fui entendiendo. Mi hija pequeña sufrió una infección en las rodillas y no podía caminar y bebiendo pero me levante y le pedí a Dios que la sanara y lo hizo prometiéndole dejar de beber y no lo hice. Mi hijo mencionó como sería el suicidio, es decir el enemigo estaba cumpliendo su misión en mi vida me estaba robando la paz matando mis anhelos y destruyendo mi familia. Luego no parecía el actuar de un pastor en una iglesia y actuaba mucho en la carne, pero todos tenemos defectos por tal motivo decidí cambiarme de iglesia dentro de la misma cobertura pero en otro lugar geográfico. Hoy no bebo gracias a Dios y quiero servirle a mi padre tengo 44 años pero sé que no es tarde porque ya inicie en la alabanza, tengo un grupo de jóvenes incluidos mis hijos y tengo otro grupo familiar de iglesia los sábados.

Filipenses 4.13 todo lo puedo en cristo que me fortalece.

Por eso digo que Dios me salvo de estas y de otras que me di cuenta y otras que no para cumplir su propósito, llevar su palabra a todo hombre ya a todo lugar.