En la búsqueda de un Seminario Bíblico

En la búsqueda de un Seminario Bíblico

 Gracias a esa investigación logré encontrarlos y decidí iniciar mi formación

¡En la búsqueda de un Seminario Bíblico! Soy Jenifer, de nacionalidad colombiana y tengo 25 años. Desde el ámbito profesional soy tecnóloga en Recursos Ambientales con Especialización en Producción y Consumo Sostenible. También cuento con una diplomatura enfocada en la historia y cultura de la península coreana y actualmente estoy a un punto de residirme como técnico en habilidades lingüísticas B2 (idioma ingles).

Crecí en una familia católica, muy tradicional, pero desde pequeña siempre estuve interesada en lo que representa Dios en la vida del ser humano. Por tal motivo; participé en la pastoral juvenil de la iglesia católica del barrio donde he vivido por más de 20 años. Además de participar en el coro de la iglesia durante las novenas de aguinaldo en el mes de diciembre.

Mientras crecía y me convertía en una adolescente, sufrí baja autoestima por mi cuerpo; no me aceptaba y me rebeldicé a la edad de 15 años. No obstante, la misericordia de Dios ha sido tan grande en mi vida que no me permitió que tomase decisiones equivocadas que podían perjudicarme, aunque en ese momento no era cristiana.

Siempre tuve la plena conciencia de hacer las cosas bien y fui una adolescente enfocada y dedicada a mis estudios. Cuando tenía la edad de 18 años y debido a una difícil situación económica en mi hogar, mi madre tuvo que irse a vivir a otra ciudad de Colombia con el fin de generar más ingresos para el hogar.

Por esta razón, como la hija mayor de 4 hermanas, tuve que tomar la responsabilidad de mi hogar en lo que respectaba a la administración del dinero y el cuidado de mis hermanas menores. Mi papá era policía y era muy difícil para el acaparar toda la responsabilidad mientras mi madre no se encontraba. Mis padres son separados actualmente.

Cabe resaltar que de una u otra manera el asumir tanta responsabilidad me cargó demasiado porque estudiaba y era una adolescente que acababa de ingresar a la universidad, donde se maneja un ambiente complicado. No obstante; Dios siempre me guardo y me protegió; lo que me impulsó realmente a aceptar a Cristo y servirle.

Tuve una mala experiencia en mi vida emocional; inicié una relacion que no era vista con buenos ojos por Dios y resulté lastimada. Gracias a mi padre, superé esta situación y seguí adelante. Fue un proceso duro; pero el servicio en la iglesia e integrarme al cuerpo de Cristo y conocer quien realmente es Él, restauró mi corazón.

Desde mi área profesional, he identificado que una de las necesidades de las personas, además de realmente conocer a Cristo y Su Amor, radica en la falta de alimento y por ende, el hambre que padecen muchas personas alrededor de mi comunidad y el mundo entero.

»Entonces dirá el Rey a los que estén a su derecha: “Vengan ustedes, a quienes mi Padre ha bendecido; reciban su herencia, el reino preparado para ustedes desde la creación del mundo. Porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; fui forastero, y me dieron alojamiento; necesité ropa, y me vistieron; estuve enfermo, y me atendieron; estuve en la cárcel, y me visitaron”. (Mateo 25:34-36)

Por tal motivo siempre he tenido en mente un proyecto enfocado en mejorar la inseguridad alimentaria por la que atraviesa el planeta. Pero ha sido difícil alcanzar ese sueño que tengo, desde que inicié en el ministerio Jóvenes Renovación 21, de la iglesia donde me congrego, en la ciudad de Cúcuta en Colombia; Centro Cristiano Los Pinos, dirigida por el Pastor José Satirio Dos Santos.

He sentido el deseo de ejecutar este proyecto enfocado en solventar una necesidad física, pero con el enfoque de dar a conocer a Cristo. Actualmente y como todo líder cristiano que atraviesa por situaciones un poco difíciles, he tenido un proceso muy fuerte en lo que respecta a mi vida profesional, puesto que no he logrado encontrar trabajo y por ende; no he ejercido mi carrera.

Como tengo cierto interés por la cultura coreana, decidí realizar el estudio anteriormente mencionado en miras de abrir campo profesional en otra área distinta a la que me he enfocado, pero aún sigo en la espera y en el tiempo de Dios. Por otra parte, también decidí estudiar inglés, porque es importante para desenvolverme en otro país que no hable mi idioma nativo y así vivir y servir fuera de mi nacíon.

Para finalizar, conocí al Instituto de Líderes Cristianos mientras navegaba en internet en la búsqueda de un seminario bíblico para realizar de manera online. Gracias a esa investigación logré encontrarlos y decidí iniciar mi formación. En este momento, el instituto significa para mí avance y crecimiento espiritual, porque tengo la seguridad que aprenderé mucho más sobre Cristo y la importancia de cumplir con la gran comisión.

YouTube

@institutodeliderescristianos

Aprende más sobre el poder de Dios a través de las Clases Ofrecidas por ILCRegístrate hoy mismo de forma gratuita y sin obligaciones. Toma nuestra clase de Conexiones de Líderes Cristianos para aprender más sobre el Instituto y cómo es posible estudiar la Biblia con nosotros. Creemos que TODOS pueden tener acceso a preparación formal cristiana y ministrar la Palabra de Dios.

Translate »