Mi desafío es proclamar el nombre de Dios

Mi desafío es proclamar el nombre de Dios

Soy consciente que necesito estudiar, perfeccionar y moldear mi vida

¡Mi desafío es proclamar el nombre de Dios! Nací en el seno de una familia cristiana y evangélica siendo mis padres. Mis abuelos fueron quienes introdujeron el evangelio en la ciudad de Esmeraldas, Ecuador. Conocí al Señor Jesucristo, luego de la predicación del Pastor Mendoza, esto fue en marzo de 1981. Habían pasado pocos días del fallecimiento de mi padre. Fue durante un campamento para niños; fue una gran experiencia.

Al siguiente año me bauticé y formé parte de la sociedad de jóvenes amigos de Jesús. Me honraron ser su presidente por dos años del Templo Evangélico del Salvador. Dentro de las actividades que realice dentro de la iglesia, fui director de la escuela dominical, miembro del grupo de alabanza.

Dios bendijo mi vida en gran manera, soy padre de siete hermosos hijos, me proporciono un trabajo con el cual colaboré con la obra. Me permitió obtener tres títulos universitarios; entro éstos soy abogado de profesión. Pero me aparté del Creador y perecí. Me hundí en pecado, me divorcié de la única mujer con la cual me he casado, traje a mi vida la adicción al alcohol, y consigo todos los pecados que se relacionan con este vicio.

En el 2016 perdí mi trabajo luego de 25 años. Sobre estos temas negativos no deseo recordar, prefiero seguir el consejo de Dios a través del profeta Isaías.

Olviden las cosas de antaño; ya no vivan en el pasado. (Isaías 43:18)

El 28 de julio de 2020, vino a mi vida la enfermedad del Covid-19, pero el Dios de amor me rescató de las garras de la muerte. Me dio una nueva oportunidad.

El Señor me ha vuelto hacer el llamado a mi vida, para que le sirva, honre, glorifique, levante en alto y proclame Su Nombre. Durante mucho tiempo clamaba a Dios por sabiduría, ciencia, discernimiento, con la finalidad de poder ejercer mis labores de trabajo y sobre todo lo relacionado al campo jurídico.

Dios me bendijo inmensamente, pero que errado he estado. He venido solicitando a mi Dios, que me de sabiduría para poder comprender Su Palabra y poder exponerlas a otras personas. Al navegar por la Internet, observo y encuentro al Instituto de Lideres Cristianos, procedí a revisar la información, sobre la denominación de este instituto y sitio web (mi padre me enseñó a cuidar la sana doctrina y de quiénes me la dan).

He dado el paso de iniciar mis estudios, he pedido dirección a Dios, para que el me guíe. Mi desafío es proclamar el nombre de Dios, pero soy consciente que necesito estudiar, perfeccionar y moldear mi vida; es indispensable prepararme para poder junto con la guía del Santo Espíritu, poder llevar las Buenas Nuevas a otras personas.

Mi deseo es seguir en mi iglesia, pero anhelo ir donde el Señor me llame; “Heme aquí, yo ire, envíame a mí, que dispuesto estoy y llevaré Tu Gloria a las naciones”. Pero reitero, es necesario primero instruirse, estudiar en el ILC y perfeccionarse en la sana doctrina.

YouTube

@institutodeliderescristianos

Aprende más sobre el poder de Dios a través de las Clases Ofrecidas por ILCRegístrate hoy mismo de forma gratuita y sin obligaciones. Toma nuestra clase de Conexiones de Líderes Cristianos para aprender más sobre el Instituto y cómo es posible estudiar la Biblia con nosotros. Creemos que TODOS pueden tener acceso a preparación formal cristiana y ministrar la Palabra de Dios.

Translate »