Predicar La Palabra Expositivamente

Predicar La Palabra Expositivamente

Mi mayor anhelo en la obra de Dios es ser un pastor misionero

Mi nombre es Miguel Mauricio Ramos, tengo 38 años y soy de nacionalidad peruana. Crecí en una familia numerosa de ocho hermanos en un ambiente de fiestas, alcohol, peleas y delincuencia. Hasta donde puedo recordar y tengo uso de razón, desde muy pequeño al oír a la policía entrar pateando la puerta de mi hogar, lloraba muy aterrorizado y solo corría a esconderme debajo de mi cama, desde donde miraba como buscaban a mis hermanos, quienes eran buscados por la justicia.

A mis 18 años era un joven lleno de pánico y miedo pero crecí con la mentalidad de que algún día seguiría los pasos de mis hermanos. Al terminar mis estudios de colegio, comencé a relacionarme con amigos de mi comunidad a quienes comencé a frecuentar más seguido y de quienes aprendí a hacer lo malo. Me volví una persona agresiva producto del alcohol y las drogas, llevándome a involucrarme en constantes peleas.

Sin embargo, aun cuando parecía estar rodeado por muchos amigos y disfrutar de los vicios, tenía una vida muy infeliz. Muchas veces al estar en medio de ellos me embargaba una profunda soledad. Muchas fueron las veces que deseaba haber querido tener un padre y una madre que solo me abrazaran cuando era un niño. Aún cuando ellos vivían cerca, siempre estaban ausentes.

En el 2015, Dios en su infinita misericordia fijo su mirada en mi familia y así comenzó a llevar a cabo su plan en mi hogar. Su obra comenzó por mi hermano mayor. Considerado caso perdido por ser el peor de todos. Un día llegó a casa hablando de un Dios que tenía el poder de cambiar vidas y la prueba era su propia vida. Fue una sorpresa para mis padres quienes lloraron tanto por su hijo que tenía su vida prácticamente perdida. Nadie podía creerlo, ni siquiera sus amistades.

Al poco tiempo, mi madre, también estaba siendo convertida por el poder de Dios. Cuando yo vi el cambio en mi hermano y como él había encontrado esa paz y amor en Dios, mi corazón sintió el llamado de mi Señor. Por fin sabía dónde encontrar esa paz que tanto había anhelado, ese amor que nunca había sentido de mis padres. Sin embargo, cada día que pasaba mi corazón se llenaba de soledad y tristeza. Parecía haber perdido a un ser querido y lloraba de dolor en mi cuarto.

Un día, decido salir de casa a caminar, de pronto escuché que cantaban. Eran alabanzas que provenían de una pequeña iglesia cerca de casa. Por curiosidad decido acercarme a presenciar que era aquello. Cuando llego a la puerta una hermana me invito a ingresar. Ya adentro pude experimentar ese amor maravilloso e inexplicable que solo Dios puede ofrecer al hombre perdido. Ya no era el mismo joven. Mi vida fue transformada. Mi corazón fue iluminado por su amor. Pude recibir el perdón de Dios. Él ha sanado las heridas de mi corazón y me dio un corazón nuevo para amar a mis padres.

Pertenezco a la denominación pentecostal La Gloria De Dios. He trabajado apoyando a la obra de Dios en el ministerio de niños, donde he servido por la gracia de Dios como maestro. También estuve trabajando activamente en el ministerio de jóvenes. Además, por su infinita misericordia, Dios me concedió el privilegio de formar parte del ministerio de evangelización de mi iglesia; predicando La Palabra expositivamente y llevando el mensaje de Dios a las prisiones de mi ciudad.

“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (2 Timoteo 3:16-17 RVR1960).

Experimenté la gran necesidad que tienen los ministros de Dios de recibir preparación teológica y ser equipados para desarrollar el ministerio con éxito. Gracias a ello pude comprender mi llamado. Mi pasión es predicar la palabra expositivamente a los perdidos; una gran tarea en la cual he visto deficiencia en mi persona y en los siervos de mi ciudad. Mi mayor anhelo en la obra de Dios es ser un pastor misionero para preparar, capacitar y equipar a todos los que tengan este llamado; brindándoles todas las herramientas necesarias para que estas nuevas generaciones de siervos jóvenes puedan tener un ministerio fructífero, que pueda impactar a nuestra nación y así el nombre de nuestro Señor Jesucristo sea exaltado.

Desde entonces, Dios está haciendo su obra progresivamente en mi vida. Mi mayor pasión es apoyar en una obra misionera preparando jóvenes que puedan llevar el evangelio a su comunidad y al exterior. Por ello, he estado orando por mucho tiempo por una oportunidad de poder estudiar en un seminario. El Instituto de Líderes Cristianos es la respuesta de Dios a mi petición. Supe de ILC por medio de su Fanpage en Facebook. Desde hace mucho tiempo le estuve pidiendo a Dios en oración poder tener la oportunidad de estudiar en un seminario y recibir capacitación para mi vida personal y ministerial.

La pasión por conocer más y tener un hogar en los parámetros de Dios ha sido mi prioridad como pastor de mi familia. El Instituto de Líderes Cristianos ha sido la respuesta de Dios a mi oración por muchos años. Una gran oportunidad para poder aprender más de Él y estar a su servicio. Mis desafíos al estudiar en ILC es poder adquirir habilidades y destrezas para el pastorado y predicar La Palabra expositivamente. Apoyar en la obra de mi iglesia y así poder levantar jóvenes para el servicio a Dios.

He comprendido por medio de las Escrituras que el más grande llamado de un padre de familia es su hogar. Estoy convencido puesto que Dios me bendijo con una esposa e hijos y tendré que rendir cuentas a él. Por ello necesito equiparme con las herramientas necesarias y conocimientos teológico para poder desarrollar con éxito mi llamado a la mayordomía de mi hogar.

Mi mayor deseo es dejar el más grande legado que podría dejar un padre a sus hijos, que ellos puedan conocer al verdadero Dios y capacitarlos para desarrollar su ministerio en predicar La Palabra. Mi meta es dejar una nueva generación apasionada que pueda entregar sus habilidades y dones y ministerio al servicio de Dios.

YouTube

@institutodeliderescristianos

Aprende más sobre el poder de Dios a través de las Clases Ofrecidas por ILCRegístrate hoy mismo de forma gratuita y sin obligaciones. Toma nuestra clase de Conexiones de Líderes Cristianos para aprender más sobre el Instituto y cómo es posible estudiar la Biblia con nosotros. Creemos que TODOS pueden tener acceso a preparación formal cristiana y ministrar la Palabra de Dios.

Translate »