Ser un Evangelista para Alcanzar Almas

Ser un Evangelista para Alcanzar Almas

Muchos caen en la ignorancia a falta de conocer y entender La Palabra de Dios

¡Ser un Evangelista para Alcanzar Almas! Mi vida con Dios comenzó con mis padres. Ellos fueron el canal para que Dios llegara hacia mi vida. Ellos me instruyeron en los caminos del Señor desde la edad de 6 o 7 años. Tan grande fue la dedicación de mi padre, que una vez que él se entregó a Dios, hizo de mí un niño dedicado a las cosas de Dios. Casi todos los días por las mañanas mientras que mi madre cocinaba, él por su parte me enseñaba las sagradas escrituras y me hacía memorizar algunos textos de memoria que hasta el día de hoy no se me han olvidado. Realmente yo pensaba que esto era lo más normal en todas las familias, pero con los años me di cuenta que no.

Como lo dije antes, mis padres fueron aquellos impulsadores, pero no lo fue todo. Conforme iba creciendo me la pasaba entre la escuela y la iglesia, ya que asistía a ensayos de artes en la iglesia; coreografía, teatro y música , y los domingos a la escuela dominical. Un día llegó una gran oportunidad para mí cuando tenía 11 años. Realmente conocía algunas cosas de la Biblia, pero no creo haber sabido lo suficiente hasta ese entonces. Una de las maestras de la escuela dominical me escogió para poder predicar La Palabra del Señor. Muchas veces ya dirigía en el culto de los niños, pero nunca había predicado para toda la congregación. Grande fue mi impresión cuando me enteré que no era para un culto “normal” sino que era para el aniversario de mi iglesia.

Realmente no sabía de que hablaría, pero el Señor obró grandemente en mi vida, ya que hasta el día de hoy no sé que hablé con exactitud. Solo sé que en esos 20 o 30 minutos algunos padres que fueron con sus hijos se conmovieron con el mensaje que di. Al bajar del altar muchos me saludaron y me felicitaron. No sabía realmente si había hecho bien o mal hasta hoy en día claro. Esta experiencia fue una de las cuantas que me ayudaron a afirmar mi fe en Dios y que él podría hacer grandes cosas en mi vida.

A mis 12 años, en el siguiente aniversario de la iglesia, Dios tocó mi vida de una forma especial y decidí entregarle mi vida totalmente a Él. Conforme fui creciendo empecé a cuestionarme algunas cosas y por ende a decaer en mi fe. No me alejaba de Dios, pero sin embargo tenía la necesidad de un encuentro más cercano con Dios. Esta experiencia llegaría en mi adolescencia cuando me mude a otra ciudad. Realmente no conocer a casi nadie, no saber qué hacer y experimentar la soledad, me ayudaron a depender de Dios y afirmar mi fe. Entender que Dios está en todo lugar y reconocer que Él nunca deja solos a sus hijos a donde quiera que vayamos.

Lo que me has oído decir en presencia de muchos testigos, encomiéndalo a creyentes dignos de confianza, que a su vez estén capacitados para enseñar a otros. (2 Timoteo 2:2)

Entonces reafirmé mi comunión con Él y me bauticé. Seguí sirviendo en la iglesia pues soy músico desde los 14 años y el talento que Dios me dio ha sido usado en la iglesia. Realmente muchas de las cosas que he pasado en mi vida han sido gracias a Él. Me ha ido moldeando y demostrando su infinito amor. He observado que miles de jóvenes necesitan cambiar sus vidas. Y realmente con el pasar de los años me di cuenta que no hay hombre, no hay filosofía y no hay otra forma que pueda transformar una vida sino es por Dios. No es por fuerza sino por su espíritu.

También muchos de los hermanos en las iglesias necesitan aprender y conocer realmente al Señor. Muchos caen en la ignorancia a falta de conocer y entender la Palabra de Dios. Es por ello que mi anhelo y el llamado que he sentido por parte de Dios, es ser maestro para ellos y ser un evangelista para alcanzar almas que se pierden sin conocerlo.

En el año 2021 tuve la gran necesidad de aprender más de Dios y conocerlo a través de Su Palabra, es por ello que buscaba prédicas en YouTube, muchas de ellas de evangelistas que me ayudaban en mi vida espiritual pero no me alimentaban teniendo un estudio completo de las escrituras. Hasta que empecé a escuchar las prédicas del pastor Armando Alducín. Realmente no vi a un predicador más de los cientos que vi, sino que vi a un maestro, un hombre de Dios que a través de sus series del estudio de la Biblia han enriquecido mis conocimientos de la misma.

Sin embargo aunque es bueno sigue siendo un estudio algo informal; solo Dios avala mis avances y Él conoce cuánto he aprendido. Por ello tuve la necesidad de hacer más formal este estudio a través de un instituto que me permitiese llevar un orden, una evaluación de mis aprendizajes y documentos que certifiquen los mismos. Es por ello que impaciente por aprender más de Dios, halle a través del internet el Instituto de Líderes Cristianos. Me están dando un enfoque más amplio sobre mi llamado y ésto aumentará aún más mis conocimientos en los diversos cursos bíblicos. Que Dios siga bendiciendo sus vidas y sus ministerios. Gracias por hacer posible que este sentir que tenía dentro de mí hoy se pueda estar haciendo realidad.

YouTube

@institutodeliderescristianos

Aprende más sobre el poder de Dios a través de las Clases Ofrecidas por ILCRegístrate hoy mismo de forma gratuita y sin obligaciones. Toma nuestra clase de Conexiones de Líderes Cristianos para aprender más sobre el Instituto y cómo es posible estudiar la Biblia con nosotros. Creemos que TODOS pueden tener acceso a preparación formal cristiana y ministrar la Palabra de Dios.

Translate »